Realidad Virtual

La experiencia de inmersión 360º

A día de hoy, la realidad virtual es una tecnología muy conocida en gran parte del globo terráqueo. El sector de los videojuegos ha sido el encargado de presentar la realidad virtual como un producto de uso doméstico. Sin embargo, se trata de un gran avance para el mundo del marketing y una herramienta de comercialización muy interesante en el sector inmobiliario.

¿Qué es la Realidad Virtual?

La realidad virtual permite al usuario sumergirse en cualquier proyecto y poder visualizarlo en 360 grados, generando la ilusión de estar en el interior de un edificio que, posiblemente, no se haya construido aún.

Aunque todo el mundo parezca ya saber lo que es la realidad virtual, lo cierto es que existen diferentes tipos de lo que conocemos por realidad virtual. Según el grado de inmersión de la imagen  y la interactividad que puedas experimentar, nos encontramos con:

  • Realidad virtual de primer nivel: la experiencia se vive en 360 grados, pero se trata de una sola imagen que el usuario puede ver girando sobre sí mismo.
  • Realidad virtual de segundo nivel: en esta ocasión el espacio de visualización no es tan limitado, y el usuario puede desplazarse pero solo en distancias muy cortas.
  • Realidad virtual de tercer nivel: esta es la forma más interactiva y libre de moverte por el espacio que se presenta ante tus ojos. Se acompaña con un mando para que la interactividad sea posible. Esta es el nivel que tienen los videojuegos.

La forma de visualización más común para proyectos inmobiliarios es la realidad virtual de primer grado. Aunque parezca la opción más limitada, los avances técnicos en cuanto a diseño 3D consiguen ofrecer una imagen hiperrealista a un coste y una complejidad técnica menor que el que supondrían las de segundo y tercer grado.

¿Qué se puede hacer con la Realidad Virtual?

Los diferentes productos que se pueden desarrollar mediante la realidad virtual van a ir muy condicionados por el equipo técnico que se elija. Es decir, no se puede conseguir el mismo efecto con unas gafas estándar y con un casco de realidad virtual que incluya equipo de sonido y mando interactivo.

No obstante, en 3D Solutions desarrollamos tres tipos de productos que cumplen todas las expectativas de inmersión.

  • Interactividad 360: es el producto más elaborado que se puede obtener hasta hoy con la realidad virtual. Aquí el usuario puede experimentar una sensación de inmersión completa e interactuar con la animación a su antojo. Es lo más parecido a un videojuego, ya que el cliente se puede ir moviendo por las diferentes partes del proyecto con total libertad, sin un recorrido preestablecido. El grado de realismo llega a su máximo nivel, pudiendo incluir también piezas de audio que recreen un ambiente concreto.
  • Recorrido virtual 360: se trata de un montaje en vídeo 360º en el cual se hace un recorrido ya definido por las distintas partes que se quieran mostrar de un nuevo proyecto inmobiliario. El usuario va navegando por todo el inmueble pudiendo observarlo en su totalidad, pero no puede moverse libremente por la animación.

Este producto es una combinación de las animaciones clásicas existentes hasta ahora, pero ligado al concepto de la imagen 360. De esta manera podemos, en un recorrido ya definido por la animación, navegar y explorar a nuestro alrededor mientras el vídeo avanza en su trayectoria.

  • Imágenes 360: es la versión más simplificada de los productos interiores, ya que se presenta una sola imagen en 360º . Es bastante útil a la hora de mostrar los exteriores del edificio o la disposición interior de alguna habitación concreta.

¿Cómo se hace un proyecto de Realidad Virtual?

El proceso de producción de la realidad virtual depende mucho del tipo de imagen que se quiera proyectar a través de las gafas.

Realidad Virtual para edificios ya construidos.

La realidad virtual en el sector inmobiliario y en arquitectura no solo se utiliza para mostrar proyectos en fase de construcción, sino también para proyectos ya terminados. Esto último suele ser común en grandes inmobiliarias en las que desde un mismo punto venden inmuebles en diferentes puntos geográficos. De esta forma, el cliente puede ver las instalaciones reales y pasear por ellas sin necesidad de desplazarse. En estos casos, el proceso de producción se simplifica bastante. Solo se necesita una cámara que capte imágenes en 360º y realizar un montaje.

Realidad Virtual para edificios en construcción.

Este proceso es más complejo que el anterior, ya que hay que levantar un edificio que aún no existe. En primer lugar, se crean los renders de todas las partes del proyecto que se quieran exponer. A continuación se añaden todo tipo de detalles y efectos para conseguir un resultado hiperrealista. Por último, se aplican los renders a una forma esférica para convertirlos en 360º y poder así crear la sensación de inmersión completa al proyectar las imágenes a través de las gafas de realidad virtual.

Cuando el producto que se crea es una imagen 360, este proceso estaría completo con lo explicado en el párrafo anterior. Sin embargo, si se trata de un recorrido virtual, la complejidad aumenta, puesto que hay que crear un montaje de vídeo en 360º. Y si vamos un paso más allá y creamos un producto interactivo, tendríamos que desarrollar una aplicación que permitiese controlar la escena en tiempo real.

Lo más visto

¿Qué es un render?

En los estudios de infoarquitectura estamos continuamente hablando de renders, infografías, y otros términos que pueden resultar muy complejos para alguien que no está familiarizado...

¿Cómo se hace un render fotorrealista?

El proceso de creación de un render comienza mucho antes de que se levante el edificio en tres dimensiones. Decimos esto porque, para poder desarrollar...
Pide presupuesto sin compromiso
Envíanos la información de tu proyecto y nos pondremos en contacto en menos de 24 horas.